Cercar en aquest blog

S'està carregant...

dimecres, 28 de gener de 2015

La mirada de Michonne. Rubén Sánchez Ruiz.


Rubén Sánchez se ha venido al Casal Popular Buirac de mi pueblo a presentar La mirada de Michonne. Una guía d’autodefensa feminista. Michonne es la mujer de la catana de The Wlaking Dead que interpreta Danai Gurira. La mirada de Michonne es un práctico instrumento, mitad libro, mitad catana, para enfrentarse a la violencia machista. Rubén Sánchez compendia años de lectura, de experiencias vitales como acompañante de mujeres víctimas de la violencia machista y de su conocimiento del Karate-Do.

En mi época accedías a las artes marciales a través de El luchador manco y la mirada de Bruce Lee. Mi primo mayor decía que esa mirada era el primer golpe que te daba y que si se la intentabas mantener con la tuya, igual te provocaba un aneurisma cerebral. En aquellas películas los buenos iban a un dojo y los malos a otro. El sensei de los buenos predicaba el camino al conocimiento y el dominio de las artes marciales como una defensa de la justicia, nunca como un ataque gratuito. El sensei de los malos más o menos todo lo contrario, la ley del más fuerte. Al sensei de los buenos siempre lo mataban. Luego ibas tú al gimnasio de tu barrio para formarte y poder enfrentarte con garantías a la injusticia, y te tocaba de sparring de un tío chungo que te quitaba las ganas con dos leches y se acabó tu recorrido por el camino al conocimiento, fundamentalmente porque te dejaba sin conocimiento.

Rubén Sánchez, psicólogo, lleva el mismo tiempo en el dojo que acompañando a mujeres víctimas de la violencia machista. Una actividad se funde con otra y se mantiene el equilibrio. Sin ese equilibro Rubén ya le hubiera partido las piernas a más de un energúmeno. Y las ganas siguen ahí. Afortunadamente hizo caso al sensei Funakoshi, para el que el Karate-Do ‘es el purgar los malos pensamientos de uno mismo, porque sólo con la mente despejada y consciente puede uno entenderse’. El Karate-Do es un medio para la evolución personal continua que va de la mano del desarrollo vivencial de la parte humana y la parte espiritual, es crecimiento personal entregado al bien común.

Hay mucho Karate-Do en La mirada de Michonne: aprecio y defensa de la dignidad propia, no traicionarse, fidelidad a las propias convicciones, creer en una misma. Un porque tú lo vales budo y zen. El libro ofrece recursos de autodefensa física, sí, pero no sólo eso, que para eso ya valdría una matrícula gratis en clases de krav maga. La autodefensa física es el último nivel, un recurso de mera supervivencia, un derecho individual que tenemos cuando los sistemas de protección institucional tienen sus límites y llegan a lo que llegan. Ojo, no estamos hablando de sacar el Charles Bronson o la Beatrix Kiddo que llevamos dentro. Por eso se habla primero de autodefensa emocional y verbal y el derecho a lucir con dignidad nuestras cicatrices.

Sánchez denuncia que la violencia psicológica es una agresión cotidiana, invisible, la mayor de las veces impune. Las cifras son estremecedoras. Una de esas cifras venía hoy en la prensa. Uno de cada tres jóvenes considera aceptable tener controlada a tu pareja. Así, la autodefensa se convierte en un recurso imprescindible, al alcance de cualquiera, un factor de liberación.

La violencia machista va injertada en el ADN cultural y social, y por ello hay que ir cercenando a golpe de catana con todos los tópicos y prejuicios que contaminan la opinión pública y dificultan la igualdad. El feminismo es un elemento de análisis crítico de la sociedad, equipaje indispensable en cualquier movimiento de transformación social que luche por un mundo más justo. Mucho más allá de la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres, el feminismo busca la igualdad entre personas desde el respeto a la diferencia. Sin eso no hay revolución que valga.

La lectura de La mirada de Michonne es también un llamamiento a los hombres para incorporarse a esa lucha feminista, rompiendo con el silencio cómplice de la camaradería cuartelera y el corporativismo de género. Anima a no tener miedo a deconstruir esa masculinidad de vana virilidad y atreverse con las emociones. Y llegado el caso, mirar al machote de turno con la mirada de Michonne, o de Bruce Lee, sin miedo, que, total, el aneurisma ya lo llevan de serie.



1 comentari:

  1. Moltes gràcies per aquesta fantàstica crítica de La Mirada de Michonne. M'ha fet molta ilusió trobar el teu article a la xarxa. Una gran abraçada feminista.
    Rubèn Sanchez
    @RobenFawkes

    ResponElimina